La Portada: “La escritura permite que la lengua náhuat pueda perdurar en el tiempo”: Carlos Cortez (17/02/2017)

“La escritura permite que la lengua náhuat pueda perdurar en el tiempo”: Carlos Cortez

« “Ne Nawat Yultuk”, o El náhuat vive es el título del libro que Carlos Cortez escribió para dar a conocer al único idioma indígena que aún se habla en El Salvador y que, según la UNESCO, se encuentra en el penúltimo peldaño de su clasificación de lenguas en peligro de extinción.

Según datos del Departamento de Pueblos Indígenas de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de Secultura, en el país existen alrededor de 180 personas que tienen como lengua materna al náhuat. Lo aprendieron por tradición oral y muchos de ellos son ancianos.

Hay otros nahuablantes que han aprendido el idioma gracias a cursos brindados por la Universidad Don Bosco y hay quienes lo han aprendido directamente de otros nahuablantes o en cursos por internet.

Al acercarnos al Día Internacional de la Lengua Materna y al Día Nacional de la Lengua Náhuat (21 de febrero), conozcamos la experiencia de Carlos Cortez, quien labora en la Unidad de Patrimonio Inmaterial, autor además del libro de un artículo sobre su propuesta de alfabeto para “darle identidad a la lengua”.

¿Cuéntenos cómo fue que aprendió a hablar en náhuat?

Con mis abuelitos. Mis familiares pueden hablar el idioma, desde muy pequeños ellos así hablaban. Al convivir con ellos hizo que cada día pueda conocer más de la lengua y poco a poco conseguí aprender. Más que todo por haber convivido tanto tiempo con mi abuelita, quien es la que siempre estaba hablando y la única a la que no le daba pena comunicarse así con los demás. Recuerdo que ella siempre hablaba con sus amigas en náhuat, con los señores que llegaban a visitarla o a comprar a su tienda, eso me hizo ir conociendo más.

¿Qué tan frecuente usa el náhuat, con quiénes lo habla?

Con normalidad con mis familiares que pueden hablarlo. Con mi sobrina todo el tiempo, cuando estoy con ella. Con mi recién nacida hija he decidido que el náhuat sea una de sus lenguas maternas. En fin, yo no tengo problema de hablar con quien sé que habla, es casi en cada momento que tengo oportunidad. Aunque no paso mucho tiempo con las personas del pueblo, siempre que me encuentro a alguien me habla en náhuat.

¿Cuál es el origen del idioma náhuat y en qué zonas del país se habla aún?

Según investigaciones, el náhuat proviene desde tiempos remotos. Nuestros antepasados se han comunicado así, al menos en El Salvador se conoce que vinieron oleadas de pipiles que provenían de México y que al ser tiranizados decidieron emigrar a tierras bajas, como son estos territorios. A pesar de que en ese momento había muchos otros pueblos en esta zona, ellos colonizaron y lograron someter a sus propios rasgos culturales. Lo que se sabe es que del río Lempa hacia esta zona occidental perduraron el grupo étnico pipil, dando como resultado un señorío. Sin embargo, en la actualidad solamente conocemos a los pueblos donde todavía se encuentran algunos hablantes, como: Nahuizalco, Cuisnahuat, Tacuba y en Santo Domingo de Guzmán, donde nos encontramos la mayor parte de hablantes nativos.

¿A qué se debe que Santo Domingo de Guzmán sea uno de los municipios donde más nahuablantes hay?

Pienso que al ser uno de los pueblos, según el censo de la DIGESTYC, de extrema pobreza, al estar aislado de las carreteras principales y de las modernidades en alguna medida permitió que puedan mantener sus costumbres y todo su arraigo cultural alejado de las otras localidades. También, que a lo mejor no fueron muchas las familias las que emigraron hacia otros pueblos, como sucedió con otras comunidades donde se hicieron las matanzas, y que no fue uno de los pueblos que fuera azotado de forma tan cruel como lo fue Izalco (en 1932).

¿Hay diferencias entre el náhuat que se habla en uno y otro lugar o municipio?

Sí, pero no son diferencias muy marcadas o como para confundirse que se está hablando otro idioma, o considerar que se deberán manejar muchos dialectos del náhuat, como pudiera pensarse. Es más que todo algún tipo de palabras que en su contexto se dirán de alguna forma o que, por cuestiones culturales y de pronunciación, ahora pueden verse algunas diferencias de entonación de una consonante o que, en fin, como es natural, no todos los pueblos son iguales y sus costumbres van cambiando y al final se vuelven diversos. Eso abona a la diversidad lingüística, que es muy necesaria para la evolución de la lengua.

¿Qué es lo que más lo ha motivado a escribir y profundizar en el estudio del náhuat?

Es que la mayor parte de hablantes con los que he estado no pueden leer o han sido discriminados por su formación académica. Ellos me manifestaban que habían sido informantes a otros estudiosos y que solo llegaban a preguntarles y sacar información, pero nunca más los volvían a ver. Habían sido invitados a participar en la elaboración de textos, videos o audios, y nunca obtenían productos derivados de ese esfuerzo. Siempre los han limitado a que son indios por no poder leer ni escribir y muchas otras cosas que a mi parecer son discriminativas y que han sido utilizados. Por otro lado, a mi parecer, el alfabeto y la escritura permite que la lengua náhuat pueda perdurar en el tiempo, esto permite que otros estudiosos puedan investigar y a la vez puedan aprender y enseñar. Es una deuda que a mi parecer, como hablante, tengo con mi gente.

¿En qué consiste su propuesta de alfabeto?

En una serie de prácticas para alfabetizar a los hablantes que no pueden leer ni escribir, utilizando metodologías modernas que permitan darle identidad a la lengua, y tirar de una buena vez el prejuicio de que la lengua no es funcional porque nunca ha sido escrita.

Darle presencia social al náhuat con la posibilidad de transmitirlo a los nuevos hablantes sin perder de vista lo aprendido con los hablantes.

¿Cuál ha sido su experiencia en el uso de este alfabeto?

A pesar de que los adultos tengan esta limitante para transmitir el idioma por medio de la escritura, para mí fue muy gratificante enseñar y alfabetizar a adultos mayores en su lengua. He propuesto un alfabeto que permite mantener fielmente la pronunciación y a la vez permite de una manera fácil de aprender.

Se siente bien poder darle a los hablantes la posibilidad de abrir camino al aprendizaje, valorar y permitir transmitir a más de una generación el conocimiento y la lengua.

¿Cuáles han sido los resultados de este esfuerzo, ha crecido el número de nahuablantes?

Sí, hasta el momento y con la ayuda de las redes sociales, se ha podido visualizar un incremento de hablantes que a su vez obtienen el conocimiento del náhuat escrito. Muchos neohablantes han surgido; en Santo Domingo de Guzmán se tiene un estimado de más de 300 hablantes reconocidos.

Solo hasta el 2013, había una cantidad de dos mil niños que habían cursado por lo menos un año de estudio en las escuelas, agregando a los maestros que participaron en los cursos especializados durante el proyecto en donde trabajé y que financiaba la Universidad Don Bosco. Con esta nueva generación encontramos algunos que lo han cultivado y otros que todavía no se han convencido. En fin, sí hay muchos que en estos años han aprendido la lengua.

¿Cuándo uno aprende náhuat, qué aprende además de una lengua?

Valores, pensamiento mágico, a visualizar el entorno de manera más consciente y tener respeto a todos niveles, y a valorar las relaciones entre hablantes y con la vida. »

Source: archivé le 17/02/2017 sur Archive.org


Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search